E-mail

info@yogaencasa.net

Recuerdo mi primera clase de yoga como si hubiera sido ayer. Creo que fue la primera vez que conecte con mi cuerpo de una forma diferente, desde la calma y la escucha, donde él me guiaba, entonces comprendí que lo había estado forzando durante mucho tiempo sin saberlo, que requería unos cuidados especiales, donde la mente y emociones jugaban un papel protagonista porque podían sanarme o enfermarme.

Entonces estaba allí, después 3 años aprendiendo sobre lo que me hacía bien o no, modificando mi alimentación, observando mi dialogo interno, mejorando mi actitud ante las situaciones que la vida me estaba presentando y decidiendo ser realmente responsable de mi vida.

Mente, cuerpo, emociones y energía…darme cuenta e integrar cada una de estas áreas de mi humanidad. Sentir la unidad…darme cuenta como el desequilibrio de alguna de ellas conlleva al desequilibrio del resto, es la mayor lección que la vida me ha dado. Por eso doy gracias a mi cuerpo que manifestó una enfermedad para darme un toque de atención y llevarme a lo que para mí ha sido mi camino de autoconocimiento. 

Confío en que mi historia y la de muchas personas que pasamos por procesos de transformación dolorosos, por las diferentes situaciones que no has tocado vivir, sea tan solo un referente para que otros  lo puedan evitar o por lo menos lo intenten.

Aprender a observar los pensamientos para reconocer las creencias, los hábitos, y las emociones que se generan en nuestro cuerpo. Reconocer por donde se expresan los miedos más profundos, las tristezas no asumidas o la ira no gestionada, es la clave para comenzar a conocernos.  Sin juicio, simplemente observando para luego decidir que queremos transformar y sincronizarnos con las personas, libros, vídeos, podcast… Todo aquello en lo que nos podamos apoyar para transitar por este camino de volver a nuestra verdad. 

En yoga aprendes a conectar con tu cuerpo, observar tus pensamientos, reconocer tus creencias, a ser compasivo, y a mejorar tu flexibilidad; y no me refiero a la de tu cuerpo, que también, te hablo a la de tu mente. Integramos la aceptación, gestionamos las emociones, nos regulamos gracias a la respiración, además comprendemos el poder de nuestra energía.

Bienvenido al camino del autoconocimiento!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme!